Ganso y Pulpo

Baronesa de Wilson

Introducción

Emilia Serrano y García Cano, más conocida como baronesa de Wilson tras sus primeras nupcias y Emilia Serrano de Tornell tras las segundas, fue poeta, novelista, biógrafa, periodista, conferenciante, editora y, como apuntan sus críticos, ante todo aventurera. Sus principales viajes le llevaron a América Latina, donde era considerada persona de primer orden intelectual. A medio camino entre el costumbrismo y la indagación feminista, de talante educacionista, fue objeto tanto de puyas como de aplausos entre sus contemporáneos.

Emilia, hija de padres vallisoletanos {Ramón Serrano García, un militar liberal que al pasar la reserva ejerció como notario, y su esposa, María García Cano}, nació en Granada el 3 de enero de 1833 o 1834. El conflicto acerca de esta data se encuentra ya en M. Osssorio y Bernard, que fija la fecha en el 4 de enero de 1843. No obstante, la mayoría de críticos y estudiosos posteriores sitúan esta fecha con una década de antelación, fundamentando sus dudas en la propensión de Emilia, siendo adulta, a quitarse años. Más recientemente se ha comprobado, gracias a su Acta de Defunción conservada en el Registro Civil de Barcelona, donde falleció el día 1 de enero de 1923, que su última edad fue ochenta y nueve años.

Su infancia transcurrió en París, donde fue educada, junto a las infantas, en el Colegio del Sagrado Corazón. Pronto despuntó por su afán lector {Balmes, Balzac y Walter Scott se cuentan entre sus predilectos} y facilidad para los idiomas {sus viajes le ayudaron a afianzar el francés, inglés, italiano y portugués}. Su precocidad intelectual le valdría, incluso, el sobrenombre de Mademoiselle Minerva entre quienes la conocían.

Fue madre muy joven. Del padre nada oficial se sabe, pero el nombre del poeta Zorrilla es mencionado de modo recurrente. Es precisamente de esta sospecha de donde vienen las variaciones en la datación de su nacimiento.

En uno de sus viajes europeos conoció a un aristócrata inglés, Enrique de Wilson, con quien contrajo matrimonio en 1860, en principio contando ella con 14 o 15 años. La firma de Emilia Serrano se transforma, por aquel entonces, en Baronesa de Wilson. Sin embargo, la unión no duró mucho tiempo, pues el barón {de quien también se comenta que no tenía título oficial alguno} murió de forma repentina dos años después. A esta muerte siguieron la de su hija de cuatro años y la del Barón de Guilmaud, antiguo ministro de Francia e íntimo amigo de Emilia Serrano. En dichas circunstancias, buscó amparo en su actividad literaria y sus viajes al otro lado del océano.

Así pues, en un momento de crisis personal, emprendió su primer viaje a América Latina en 1865. Este trayecto lo acabó repitiendo en más de cinco ocasiones y siempre por largos periodos de tiempo. Sumando los días que estuvo en el continente americano, abarcando desde Canadá a la Patagonia, resulta un saldo vital de catorce años.

En 1868 le coge la revolución en el Puerto de Santa María. De ahí parte a París, previo paso por Madrid, para visitar a la reina Isabel II, exiliada. De nuevo en España, en 1870, pasó una temporada en Sevilla, donde entabló amistad con Fernán Caballero y, en 1873, fijó su residencia en Madrid. Un año más tarde contrajo segundas nupcias con el Dr. Antonio García Tornel y marchó con él a vivir a Barcelona, donde se entregó a la compilación de todos sus trabajos y formó parte activa de la agenda cultural, sobre todo la que guardaba relación con Latinoamérica.

Emilia Serrano falleció el 1 de enero de 1923 a causa de una bronquitis crónica.

Labor literaria

La producción literaria de Emilia Serrano siempre recurre a planteamientos de índole moral y social. Por otra parte, su principal temática fue América Latina y su relación con España. Su trabajo, que seguía la línea de redefinición ideológica y redescubrimiento del continente, cuenta entre sus referentes las crónicas {de las que se confesó asidua lectora}, la técnica narrativa de los libros de viajes científicos {ella misma se compara con Humboldt} y el romanticismo francés {se educó con Lamartine, Martínez de la Rosa y Dumas, amigos de la familia y traducidos por su pluma en diversas ocasiones}.

Su empresa aventurera y solitaria, que soliviantó a unos y admiró a otras {entre ellas, Carmen de Burgos}, entendía América Latina como campo de investigación, tenía talante educacionista y encontró su estilo entre el costumbrismo romántico y la indagación feminista, recogiendo testimonios y poniendo el énfasis en lo literario y novelesco en perjuicio del objetivismo.

En suma, el conjunto de su producción de tema americano enfatiza la idea de «unión iberoamericana» o «unión de los pueblos de habla española» mediante la redefinición de identidades y la reinvención ideológica.

Su vasta producción de tema americano siempre ha dejado de lado al resto de su producción, sobre todo recogida en prensa, que se remonta a su juventud en París, donde comenzó como redactora de El Eco Hispano-Americano y cofundó, junto al barón de Guilmaud, la Revista del Nuevo Mundo.

Ya en España, en 1859, dirigió en Madrid La Caprichosa. Sus labores como directora también tuvieron lugar entre 1906 y 1912 en La Habana, con La Nueva Caprichosa; en Madrid, con El último figurín, que vendió en 1873 a Abelardo de Carlos; en Lima, con El Semanario del Pacífico; en México, con El Continente Americano; y, en Barcelona, La Crónica Ilustrada. No obstante, el trabajo de dirección que más suele destacarse es el que desempeñó, en 1872, en el periódico masónico Las Hijas del Sol, cuya logia presidía la condesa de Priegue. La masonería también la puso en relación con Ricardo Palma y Eloy Perillán Buxó.

Como colaboradora, encontramos su nombre en múltiples cabeceras españolas: El Mundo Pintoresco (1859), La Época (1860), La Guirnalda (1868-1873), La Moda elegante (1870), La América (1871), El Recreo de las Familias (1872), El Periódico para Todos (1873-1875), La Primera Edad (1873), La Correspondencia de España (1874), Revista de Andalucía (1874), Guía del peluquero (1876), Flores y Perlas (1884), El Correo de la Moda (1885-1886), Álbum Salón (1897-1903), La Ilustración Artística (1895), Hojas selectas (1904), La Publicidad (1905), La Alhambra (1911), España y América (1916), La Ilustración Española y Americana, Los niños

Fuera de España colaboró con El Monitor Republicano (México), El Diario de la Marina (La Habana), El Mercurio (Valparaíso y Santiago de Chile), El Diario de Centro-América (Guatemala), Kosmos y Diario Español (Buenos Aires).

Fue socia de honor de diversas instituciones: Socia de honor de la Sociedad de Escritores y Artistas de Madrid, de la Unión Iberoamericana, de la Casa de América de Barcelona y del Liceo Piquer. Académica de la Academia de Declamación y Bellas Letras de Málaga, Socio de Mérito del Ateneo de Lima y, por último, Académica de Bellas Letras en Santiago de Chile.

Además, fue galardonada en múltiples ocasiones. Sirvan las menciones de Medalla de Oro de la Cruz Roja y la distinción de Comendadora la Orden del Libertador Bolívar (Venezuela).

Como colofón, recogemos a continuación algunas palabras que a ella se dedicaron en su tiempo desde la prensa.

Efectivamente, el paseo de la Baronesa de Wilson se ha convertido en una verdadera marcha triunfal, siendo, donde quiera que llega, objeto de ovaciones que, a la vez que le deben llenar de orgullo, le hará conocer la bondad ingénita de aquellos pueblos jóvenes.

La América, núm. 62, 8 de noviembre de 1882.

Baronesa de Wilson, notabilísima escritora cuyo nombre es enaltecido en España, en América y en Europa por sus incesantes campañas en defensa de la cultura y el progreso intelectual de la mujer.

La Alhambra, 30 de diciembre de 1891.

Dama de tanta cultura, de tan valer, es alhora de tracte senzill y bondadós en extrem; amable y distinguida, atrau per la exquisidesa de ses maneres y de la seva paraula que reté y encisa.

Feminal, 26 de mayo de 1912.

Producción

Lírica

  • Las siete palabras de Cristo en la cruz (París, Adm. de La Caprichosa, 1858)
  • El camino de la cruz (París, Rosa y Bouret, 1859)
  • Alfonso el Grande : poema histórico (París, Imp. de Wolder, 1860)
  • Flores de mayo (1861)
  • El ramillete de pensamientos (Ferrol, La Coruña, El Eco Ferrolano, 1868, libro de poesías)

Narrativa

  • El ángel de la paz : Colección de novelas morales (París, Rosa y Bouret, 1859)
  • ¡¡Pobre Ana!! (Madrid, Imp. de Juan Antonio García, 1861)
  • La familia de Gaspar (Ferrol, La Coruña, “El Eco”, 1867)
  • La senda del deber (París, Rosa y Bouret, 1869)
  • Sembrar para recoger (París, Libr. de Rosa y Bouret, 1870)
  • El árbol sano y el vicioso, o Rosas y abrojos (París, Libr. de Rosa y Bouret, 1870)
  • La miseria de los ricos (Historia de dos millones) (Madrid, 1872)
  • Los pordioseros del frac (Madrid, Jesús Gracia, 1875)
  • Las perlas del corazón (Buenos Aires: Casavalle, 1875 | Numerosas reediciones).
  • Almeraya : Leyenda árabe (México, Edición de "El Nacional", 1883)
  • Siembra y cosecha : episodios para la juventud (Curaçao: A. Bethancourt e hijo, 1892)
  • Del cielo a la tierra (Barcelona, Henrich, 1896)
  • Cuatemoc o el Mártir de Izancanac: novela histórica (Barcelona, Henrich, s.f.)

América Latina

  • La ley del progreso. Páginas de instrucción pública para los pueblos sud-americanos (Quito, Imp. Nacional, 1880)
  • Una página en América. Apuntes de Guayaquil a Quito (Quito, Imp. Nacional, 1880)
  • Americanos célebres (Barcelona, Tipolit. De los Suc. De N. Ramírez y Cª, 1888)
  • América y sus mujeres (Barcelona, Est. Tip. De Fidel Giró, 1890)
  • De Barcelona a México (Barcelona, Imp. de «El Partido Liberal», 1891)
  • América en el fin de siglo (Barcelona, Imp. de Heinrich y Cª, 1897)
  • Bocetos biográficos. Mujeres ilustres de América (1899)
  • El mundo literario americano (Barcelona, Maucci, 1903)
  • Maravillas americanas (Barcelona, Maucci, 1910)
  • México y sus gobernantes, de 1510 a 1910 (Barcelona, Maucci, s.a., 1910).

Guías de viaje

  • Manual, o sea Guía de los viajeros en Francia y Bélgica (París, Rosa y Bouret, 1860)
  • Manual, o sea Guía de los viajeros en Inglaterra, Escocia e Irlanda... para uso de los americanos (París, Rosa y Bouret, 1860)

Ensayo educativo femenino

  • Almacén de las señoritas (París, Rosa y Bouret, 1860)

Traducción

    El hijo natural, de Dumas (París, 1858)

    María Magdalena, cortesana y amiga de Jesús, de Rocheflamme (Maucci, 1904)

Bibliografía

  • ALTIERI, Lara: Una heroica viajera por las Américas: Emilia Serrano, Baronesa de Wilson y su novela histórica, El mártir de Izancanac. Publicado en ULLOA, Carla (editora): http://historiasmujeresviajeras.blogspot.com. Puesto en línea 16-05-2012.
  • CORREA RAMÓN, Amelina: «El sorprendente caso de la granadina Emilia Serrano, o Una escritora aventurera del XIX», en Renacimiento. Revista de literatura, 31-34, pp. 64-66, Sevilla.
  • FERRÚS ANTÓN, Beatriz: Mujer y literatura de viajes en el siglo XIX: Entre España y las Américas. Valencia, Publicacions de la Universitat de València, pp. 42-51.
  • FERRÚS ANTÓN, Beatriz: Emilia Serrano, Baronesa de Wilson,y la literatura de viajes: Maravillas americanas y América y sus mujeres. Cuadernos de Ilustración y Romanticismo, nº 17, Universidad de Cádiz. [http://revistas.uca.es/index.php/cir/article/view/1591/1401]
  • OSSSORIO Y BERNARD, M.: «Apuntes para un diccionario de escritoras españolas del siglo XIX», en La España moderna, 1890-05-01, pp. 190-191.
  • RAMÍREZ GÓMEZ, Carmen: Mujeres Escritoras en la Prensa Andaluza Del Siglo XX (1900-1950). Universidad de Sevilla, Sevilla, 2000, pp. 319-322
  • ROMEU, Joana: «La Excma. Sra. D.ª Emilia Serrano, Baronesa de Wilson», en Feminal, nº 62, 26 de mayo de 1912, p. 13.
  • SIMÓN PALMER, María del Carmen: «Vivir de la literatura. Los inicios de la escritora profesional», en Fernández, Pura y Ortega, Marie-Linda (eds.): La mujer de letras o la letraherida: Discursos y representaciones sobre la mujer escritora en el siglo XIX. Madrid, CSIC, 2008, pp. 389-408.