Ganso y Pulpo

Germinal

Germinal fue un semanario de ideología socialista y carácter literario que publicó su primer número bajo la dirección de Joaquín Dicenta el viernes 30 de abril de 1897, no cesando definitivamente en su actividad hasta el año 1903.

Impreso a lo largo de su existencia por distintos impresores madrileños, sus ejemplares siempre fueron ilustrados y con unas dimensiones de 36 x 28 cm.

La publicación, si bien se definió como defensora de un ideario socialdemócrata y republicano, se mantuvo siempre independiente del internacionalismo obrero. Fundada por un grupo de bohemios revolucionarios y asentada sobre el concepto de Gente Nueva, fue una de las primeras revistas en vehicular la controversia entre la vieja y la nueva intelectualidad, avalando así la lucha por el progreso y la modernidad.

Así pues, puede decirse que todos los escritos de Germinal tuvieron en común la defensa del progresismo, también patente a través de la traducción de escritores como Zola, Renan, Prudhomme, Leopardi, Bakunin... Por otra parte, la presencia de autores catalanes como Rusiñol o Guimerà también puede interpretarse como signo de su aperturismo y ruptura con el talante conservador de la política restauradora de fin de siglo.

Deseando hacer de esta Revista un órgano de seria discusión en el orden de bellas artes, ciencias y literatura, publicaremos estudios de actualidad que interrumpirán agradablemente los trabajos festivos y de puro recreo.

Número 1

En sus páginas firmaron escritores, por aquel entonces jóvenes, como Valle-Inclán, Jacinto Benavente, Blasco Ibáñez, Ramiro de Maeztu, Ernesto Bark, Antonio Palomero, Miguel Sawa, Santiago Rusiñol, Eduardo Zamacois, Manuel Paso, Eusebio Blasco, Pío Baroja, Mariano de Cavia o Felipe Trigo. A esta lista se añade el nombre de varios periodistas políticos como Francisco Maceín o Rafael Delorme y el de viejos intelectuales krausistas como Urbano González Serrano y Alfredo Calderón.

El núcleo duro de la publicación se hizo cargo en otoño del año siguiente, tras la muerte de Ruiz Zorrilla, de la redacción de El País. En consecuencia, el 22 de octubre de 1898 asumió la dirección del semanario Nicolás Salmerón García, que lo subtituló «republicano-ideológico» y que extendió su pervivencia hasta el 14 de abril de 1899, fecha de su último número.

Desde entonces se cuentan tres épocas más para el semanario, breves y discontinuas. La segunda comenzó el 24 de marzo 1899 y se interrumpió en mayo de este mismo año. En noviembre de 1901 comienza su tercera época, que alcanza hasta el año 1902. Finalmente, reapareció el 2 de septiembre de 1903 en su cuarta y última época, sin conseguir continuidad el año siguiente.