Ganso y Pulpo

La Ilustración Artística

Introducción

La prestigiosa revista La Ilustración Artística inició su andadura el 1 de enero de 1882, a cargo de la casa editorial barcelonesa Montaner y Simón, como regalo a los suscriptores de la Biblioteca Universal Ilustrada, colección de novelas, ensayos y libros de viaje de autores clásicos.

Su andadura, sujeta a la periodicidad semanal, concluyó el 25 de diciembre de 1916, dejando un total de 1.826 números publicados.

Proponemos aquí un pequeño acercamiento a esta experiencia editorial, agradeciendo las pocas referencias encontradas hasta la fecha, destacando entre ellas —como viene siendo habitual— Revistas ilustradas en España: del Romanticismo a la Guerra Civil, de Juan Miguel Sánchez Vigil.

Principales características

La Ilustración Artística se caracterizó desde el primer momento por su cuidada edición, tanto en continente como en contenido. Podría incluso afirmarse que se trataba de una edición de lujo si nos fijamos en su encuadernación en tela.

Formalmente, se trata de una publicación con formato gran folio {37,5 × 26,5 cm} que sumaba en cada número 16 nuevas páginas.

En relación a las materias tratadas, basta con dar cuenta del subtítulo descriptivo de la publicación: «Periódico Semanal de Literatura, Artes y Ciencias». A él añadimos el lema autoatribuido por la redacción en el cierre de su primer artículo publicado, dedicado al pintor Fortuny, y que reza como sigue:

Nuestro lema es: ¡HONOR AL GENIO!

Revista ilustrada

Merece un punto y aparte la característica en que realmente se fundamentaba esta publicación: su carácter ilustrado.

La Ilustración Artística fue la segunda publicación de este tipo con mayor vida editorial en España, quedando superada únicamente por La Ilustración Española y Americana. Al igual que ésta, sigue el modelo iniciado en Europa por The Illustrated London News {Londres, 1842}, Illustrierte Zeitung {Leipzig, 1843} y L’Illustration {París, 1843}.

En cada uno de sus números se contabiliza una media de 30 ilustraciones —grosso modo, el 50% del espacio disponible—. Entre ellas se encuentran numerosos grabados, tanto de autores nacionales como extranjeros, aunque se priorizaron los materiales fotográficos, siempre acompañados por pies explicativos donde figuraba el nombre del fotógrafo.

A partir de la época de 1890, colaboraron en esta publicación los mejores fotoperiodistas del momento. Entre ellos destaca el nombre de Alejandro Merletti, a quien se deben los reportajes publicados sobre los viajes del rey Alfonso XIII a Barcelona y Mallorca en abril y mayo de 1904.

En el campo de la ilustración, sobresale la firma de Apeles Mestres.

Evolución técnica

Como es habitual en este tipo de publicaciones periódicas, se pretendía combinar la calidad artística de las imágenes con el perfeccionamiento técnico de la xilografía.

En este sentido, La Ilustración Artística evolucionó progresivamente y, en la década de los años noventa, incorporó definitivamente los sistemas de fotograbado directo.

No obstante, el cambio más notable se produjo entre 1897 y 1898, cuando se pasó del predominio de los dibujos, que ocupaban la mitad de las páginas, a una mayoría de portadas fotográficas.

Principales etapas

En Ganso y Pulpo todavía no hemos encontrado, entre la literatura académica cotejada, una diferenciación fundamental que distinga varias etapas durante la existencia de esta cabecera.

Producción literaria

Ya hemos apuntado que entre las principales materias tratadas en esta publicación se encuentra la literatura. El gusto romántico por las colaboraciones literarias se hace patente en este caso con la publicación de numerosos relatos cortos, firmados por diversos escritores que gozaban de gran prestigio en aquella época. Asimismo, también abundan los relatos por entregas.

No es nuestra intención —de momento— publicar aquí un listado completo y exhaustivo de todos los escritores que colaboraron en La Ilustración Artística. Ello no implica que no vayamos a destacar a continuación algunas de las firmas más recurrentes y reconocidas. Entre ellas se cuentan las de Alarcón, Manuel Fernández y González, Enrique Pérez Escrich, Eduardo de Lustonó, Moreno Godino, Mas y Prat, José Zahonero, Antonio Trueba, Pedro María Barrera, Ortega Munilla, Eduardo Palacio, Vital Aza, Palacio Valdés, Carolina Colorado, Sánchez Pérez, Larra, Campoamor