Ganso y Pulpo

Catálogo

  • Imagen de cubierta Vargas y Machuca

    Cuento donde un joven calavera pretende llevar, gracias a un amigo, a una novicia a un baile de máscaras.

    Diego Vargas es un joven originario de Cuenca e injerto en Madrid que se caracteriza principalmente por ser un tonto de capirote, con pretensiones de elegante, y sobre todo, con ínfulas de Tenorio. Un día se encuentra en una cervecería a su amigo Machuca, conocido por su extremada gorronería y habilidad para el sablazo, a quien dos noches atrás había visto merodear los alrededores de la tapia de la huerta del convento de Santa Teresa. Intrigado, se decide a interrogarlo al respecto, aun a riesgo de tener que pagarle las consumiciones. Este le cuenta que, efectivamente, había comenzado una relación con una joven novicia a la que, por falta de dinero, no podía llevar a un baile de máscaras en el Teatro Real. Completamente desbocado por su donjuanismo, Vargas acepta intercambiar una noche sus papeles para ser él quien se beneficie a la novicia a cambio de llevarla al baile. Aunque ya se sabe, más de una sorpresa esconden siempre las máscaras.

  • Imagen de cubierta El diamante negro

    Cuento de hadas donde el amante es precisado a cumplir una prueba de amor para conseguir la mano de la princesa.

    El príncipe Amur sobresale en todos los ejercicios de destreza y fuerza a la par que estudia con aprovechamiento la Filosofía y las demás ciencias conocidas. Sin embargo, aun siendo joven, valeroso y honrado, no consigue la mano de la princesa Besalia, de quien está perdidamente enamorado. Con motivo de un baile en el Palacio Real, al que acuden también las hadas que reinaban sobre los reyes, Amur pretende declararse a su amada por centésima vez. Antes de proceder, pide consejo a sus protectoras, sus hadas madrinas, que le indican que debe averiguar cuáles son los gustos e inclinaciones de ella. Besalia lo tiene claro: dará su mano a quien le entregue el mítico diamante negro. En un principio Amur piensa que le están pidiendo un imposible, pero no obstante va a pedir consejo a las hadas.

  • Imagen de cubierta La deuda flotante

    Sátira social donde el endeudamiento no hace distingos entre clases sociales.

    El Duque de Montes de Oro recibe de nuevo el lunes, y eso que lleva tres bailes seguidos dignos de un rey. Sin embargo, dicen que tras todo su boato no hay nada más que humo, que sus propiedades están hipotecadas y se las van llevando poco a poco los ingleses. Martínez Pedrosa comienza así, desde una conversación murumuradora en el parque del Retiro, un recorrido que comienza en el Duque y concluye en los fiadores de un tendero de un barrio bajo de la capital. El nexo en común de unos y otros es el endeudamiento. El uno fía al otro para dejar a deber a un tercero, y así sucesivamente en un ad infinitum que bien podría considerarse ridículo a pesar de lo verosímil. En un mundo en el que nadie suelta una peseta sin que le vaya a producir al menos tres, van desfilando por el relato, entre otros, una mujer de mundo, una modista, un capitán, una lavandera, un tendero, unos cosecheros… Y la deuda flota como una nube negra.

  • Imagen de cubierta Dios sabe lo que se hace

    Relato de búsqueda de sentido ante la muerte infantil.

    Al volver a casa tras una noche superflua en un baile de máscaras, al narrador de esta historia le espera una pésima noticia: Rosita, la hija de su mejor amigo, agoniza víctima de una terrible anemia, aún no cumplidos los ocho años. Sin esperar un momento, se reúne con la desdichada familia, acompañándoles en el momento fatal. Aun siendo Luisa, la madre, ejemplo de honradez; y, Ricardo, el padre, el compendio de todas las virtudes varoniles, no pueden evitar imprecar a Dios desde el dolor inmenso que les supone la muerte de su hija. El amigo, aturdido en tan pocas horas por tantas y tan diversas emociones como caben entre un baile de máscaras y la muerte de un ángel, cae en una indefinible sensación que le hace creer que su alma asciende por el espacio ante la presencia de Dios. De este modo, lo que se había atrevido a considerar como una caprichosa injusticia, se convierte en muestra de sabiduría y misericordia: Dios estaba dispuesto a devolver la vida a Rosa si sus padres la rescataban con la suya, si eran capaces de morir por ella.

  • Imagen de cubierta Oro escondido

    Cuento donde una joven en busca del amor conyugal esconde su fortuna para evitar el materialismo.

    Inés es una huérfana de dieciocho años que, tras su educación en un convento, ansía encontrar un marido con quien compartir su amor. Sin embargo, su falta de atractivos físicos y la descuidada tutela de su viejo tío, que solo presta atención a las industrias capitalistas, le hacen presentir que su empresa amorosa está abocada al fracaso y que el retorno a la celda monacal es ciertamente previsible. Sin embargo, la aparición en su vida de Suárez, un muchacho de cuna modesta pero de talante bondadoso, hace girar las tornas del destino sospechado al demostrar que el sentimiento puede dar derrota a las ansias materialistas que gobiernan la sociedad. Su historia duplica la idea de que bajo la superficie puede encontrarse oro escondido.

  • Imagen de cubierta La tizona de Alvar Fáñez

    Cuento donde la proyección de reconocimiento social queda reducida al rechazo y la indiferencia.

    Alfonso es la envidia de sus amigos. ¡Un donnadie como él invitado al baile de trajes de los Duques de Prestillas! La cuestión es que ha conseguido entrar en el selecto grupo en vistas a la venta de la espada mágica de Alvar Fáñez al Duque. A la tizona, en posesión de un anticuario amigo suyo, todavía le queda una víctima que derrumbar…

  • Imagen de cubierta Monerías

    Sátira social que se centra en la importancia dada a los bailes de salón y su estudiada ejecución.

    El paralelismo entre dos monas de la selva africana y dos muchachos de alta clase social madrileña se hace manifiesto en este cuento, donde se retrata satíricamente la importancia otorgada a los bailes de salón y su estudiada y relamida ejecución.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies