Ganso y Pulpo

Catálogo

  • Imagen de cubierta Las narices de Su Alteza

    Cuento que parodia el gusto por lo medieval en la literatura romántica.

    Este relato, que constituye una parodia del gusto por lo medieval en la literatura romántica, nos lleva hasta los tiempos de Maricastaña, que casada con el Rey que rabió de feo, tienen por único producto de su matrimonio a su hija Rosalinda. Ella está apadrinada por Cardona, el principal ministro de la corte, que al cumplir ella los quince años, plantea la necesidad de casarle con un buen marido. La muchacha se muestra conforme con la idea, aunque impone dos condiciones: que su futuro marido sea joven y guapo. Desde ese momento comienzan a llegar retratos de numerosos pretendientes hasta el reino de Babia. Cardona llevará a cabo desde entonces su plan para conseguir el enlace de Rosalinda con el príncipe de una isla vecina. Solo se encontrará con un obstáculo: las dimensiones nasales del pretendiente.

  • Imagen de cubierta Cuento a la moda antigua

    Cuento donde se reencuentran dos amigos calaveras que han tomado distintos caminos en la vida.

    Dos amigos vuelven a encontrarse inesperadamente después de cuatro años sin verse. Ambos se conocen desde hace mucho tiempo y han sido compañeros de farra y jugarreta en su juventud. Adalides de la picaresca galante, calaveras de profesión, se encuentran ahora de nuevo. El primero de ellos, Aurelio Mendoza, afirma vivir ahora regido por una conducta limpia e intachable. Resulta que encontró en su viaje a una mujer hermosa y rica y ahí decidió poner fin a sus barrabasadas. El segundo, Paquito Herrera, afirma que si bien tuvo la oportunidad de hacer lo mismo, se decantó por seguir con su vida de excesos y poca conciencia. Por ello, Mendoza decide amonestarle, considerándolo un necio, pues conocer las ventajas que reporta ser honrado en la sociedad llega a subvertir la pura picardía.

  • Imagen de cubierta El cojito

    Cuento donde se confrontan caridad y picaresca.

    Es una noche glacial. En un portalón, en plena intemperie, un muchacho cojo dormita. Frente a él se detiene un transeúnte que, sin poder evitar que se le enternezca el corazón, movido por un fuerte impulso de caridad, brinda al muchacho su ayuda con unas monedas con que pasar la noche a cubierto y la promesa de más si al día siguiente va a visitarlo a su casa junto a su madre. Toda la familia del bienhechor se suma sin dudarlo al arrebato de caridad hacia el cojito y su pobre madre. De este modo acabarán siendo las piadosas víctimas del pícaro cojito, que solo tiene en el pensamiento dar rienda suelta a su golfería.

  • Imagen de cubierta Un hombre honrado

    Sátira social donde se ridiculiza el valor que la sociedad otorga a la virtuosa honradez.

    El Ateneo ha decidido que Don Fabio es el más indicado para recibir el premio bienal al hombre más honrado de Villabermeja. La causa radica en la devolución de un caro paraguas dejado en la sala del cine… Muchos pensaban que Don Fabio era un imbécil por hacerlo… pero lo cierto es que las mil pesetas del premio apuntan a lo contrario. La honradez premiada, no obstante, acabará deparando otras desagradables sorpresas a Don Fabio…

  • Imagen de cubierta Las mantas de Palencia

    Cuento donde un pícaro jugador relata a otro una historia que pone de manifiesto la necesaria solidaridad entre ellos.

    Hay un general acaudalado y de buen corazón que, siempre que gana en el Club, es asaltado por varios vividores que se aprovechan de su desprendida generosidad para resolver los entuertos y agujeros que les depara el juego. Aquí se plantea la lección que uno de ellos da a otro relatándole la historia de unas mantas palentinas que, en cierta ocasión, salieron manchadas de la fábrica.

  • Imagen de cubierta El lobanillo

    Cuento protagonizado por un médico rural que, en el marco de "las dos Españas", extrae una pícara lección vital (en lugar del lobanillo que debiera).

    En Peñascales de Arriba, pueblo gobernado por la clerecía, no están bien vistos los médicos célibes. El matrimonio, sin embargo, trae consigo descendencia… y la necesidad, por tanto, de mantenerla. El lobanillo de don Juan Pasagonzalo, el hombre más rico del pueblo, se convierte así en una mina para el médico rural, que refiere su historia a su amigo Teodosio y, por ende, a nosotros lectores.