Ganso y Pulpo

Catálogo

  • Imagen de cubierta Los melocotones

    Cuento que, a modo de chiste, resuelve el porqué de la tozudez de un buen baturro.

    Trayecto Calatayud-Zaragoza. En un vagón de tercera todos los asientos van ocupados salvo uno, que porta un cesto de melocotones. En la siguiente estación sube un individuo que se encara con uno de los baturros para que quite el cesto y se pueda sentar. Ni él, ni el revisor, ni el jefe de estación, ni la pareja de guardias civiles consiguen sacarle de su tozudez… Él buena razón tiene.

  • Imagen de cubierta La supersticiosa

    Breve cuento que plantea las contradicciones propias de la condición humana.

    En este breve cuento humorístico asistimos a la corrección de la supersticiosa existencia de doña Caralampia por parte del sacerdote don Ciriaco Pascual. Su método, si bien exitoso, acaba poniendo de manifiesto las inconsistencias de la conducta humana.

  • Imagen de cubierta Un orfeón particular

    Cuento anecdótico que describe una situación vecinal con gran comicidad.

    Tener un vecino maniático trae consigo sus aguantes y resignaciones. Aquí se trata el sufrido caso de don Rufo Lobanillo, empeñado últimamente en convertir la comunidad de vecinos en un orfeón. El resultado enerva los tímpanos de los «vecinos cuerdos», que ni siquiera —o mucho menos— encuentran ayuda en la figura del casero para poner fin a tremendo despropósito.

  • Imagen de cubierta Bartolo, empresario y mártir

    Sátira centrada en el mundo empresarial del teatro de finales del siglo XIX.

    A Bartolo le quedan pocos trabajos que desempeñar en esta vida y, de entre todos ellos, decide emplearse como empresario teatral. Así, explotado por rústicos posaderos, coaccionado por alcaldes bribones, zaherido por cómicos de última fila y, en definitiva, sumido en la mayor de las mediocridades, acaba inmerso en la desventura y convertido, en última instancia, en mártir de su propia empresa.

  • Imagen de cubierta El capuchino (Cuento celestial)

    Cuento de humor, ambientado en el cielo cristiano, donde un casto monje capuchino espera la recompensa a su vida devota y austera.

    El cielo cristiano es el decorado de este cuento humorístico de Joaquín Dicenta, donde Jesús de Nazaret, junto a San Juan y la Virgen, lleva a cabo un juicio de faltas para determinar cuántos años de purgatorio corresponden a cada pecador. Entre ellos se encuentra un monje capuchino, que espera la recompensa a toda una vida de castidad, austeridad y oración.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad