Ganso y Pulpo

Catálogo

  • Imagen de cubierta El hada de la fuente

    Cuento sobrenatural donde un castellano se desposa con el hada de las aguas, jurándole con su vida amor eterno.

    Un buen día, estando de vuelta a su fortaleza después de una jornada de caza, Ferrando se adentra en el bosque para saciar su sed en una fuente. Ahí se encuentra con una joven que en nada se asemeja a las campesinas de los alrededores de Toro o Zamora. Tras iniciar el cortejo de la joven incógnita, una mirada a la luna le hace perderla de vista. Desde entonces, muchos días, a la hora en que el sol desaparece, vuelve Ferrando al manantial del bosque con la esperanza de hallarla. Cuando por fin se produce el reencuentro, ella le confiesa que no es hija de hombre, siendo llamada el hada de las aguas, y que, si se casan, un perjurio por parte de cualquiera de los dos ocasionaría la muerte de él y la intranquilidad eterna de ella. Felizmente desposados, un día llega al castillo la orden de ir a Lisboa para defender el reino lusitano de Duarte. Héroe en la batalla, Ferrando se verá en la tentación de traicionar al hada en aras de la realeza y hermosura de la infanta de Portugal.

  • Imagen de cubierta ¡Que viene el coco!

    Sátira social donde se da escarnio a la gula de un marido de conveniencia.

    He aquí la historia de un matrimonio entre dos personas cuyo mayor punto en común es la extrema mediocridad. Fructuoso, el marido, dueño de una fábrica de chocolate, es presa únicamente de la pasión que le suscita la gula. Timotea, la esposa, persona de nula iniciativa, va mientras tanto atenazándose y materializando su aversión a la grotesca figura de su cónyuge a través del terror infantil que, a modo de trauma, le dejó la siempre alertada venida del coco. Al final, no queda más remedio que visitar en la Selva Negra al famoso doctor Angus, a quien precede el éxito de sus métodos sanatorios. Mientras Timotea queda confiada a los cuidados del joven alienista, Fructuoso se dedica a recorrer la zona con el objeto de conocer los avances del pueblo germano respecto al chocolate…

  • Imagen de cubierta La muela del juicio

    Cuento satírico acerca de la pusilanimidad de un marido cuarentón.

    Don Perfecto Verdaloga, a sus cuarenta y cuatro años, vive bajo la tiranía de su esposa Robustiana, que nunca le deja dinero para sus expansiones. De este modo, el hombre, sin atreverse a la rebelión, acaba optando por mantener una aventura adúltera con una costurera huérfana. Ahora bien, siempre falto de recursos, habrá de encontrar en la muela del perro de su mujer, muerto por el moquillo, la oportunidad de hacer el negocio que le permita llevar a comer a su querida por el día de su santo a un fondín de la Puerta de Alcalá. Sin embargo, las inconveniencias de ejercer un oficio sin licencia o las malas artes de una portera ladina serán algunos de los obstáculos a los que don Perfecto habrá de hacer frente.

  • Imagen de cubierta El aficionado

    Cuento de adulterio protagonizado por un usurero amante de los toros.

    Don Braulio Quiroga es un usurero casado con Petra, una hermosa malagueña de veintitrés años a la que contagia su pasión por el mundo del toro. Mucha más pasión incluso una vez que entra en sus vidas el matador Juan el Serrano. El ingenuo marido, burlado en las inmediaciones del burladero, tiene un lugar privilegiado para lucir la esplendorosa cornamenta que le han regalado.

  • Imagen de cubierta El ciego de Bellver

    Leyenda balear donde la confluencia de cetrería y adulterio acaba cegando al marido burlado.

    En esta leyenda balear, ambientada en el año 1411 y protagonizada por los castellanos de Bellver, confluyen cetrería y adulterio. Mientras la mujer, Berta de Moncada, y su amante, Teobaldo de Gantelme, se encuentran cegados por su pasión; el marido burlado, Guillermo de Fontanill, acaba cegado no sólo por su despecho…

  • Imagen de cubierta Los ojos de cera

    Cuento que explora los límites del remordimiento de una marquesa ante la enfermedad de su hija.

    El sufrimiento de una marquesa ante la enfermedad que está privando a su hija de la vista sirve en este cuento para explorar los límites de un remordimiento, no del todo merecido, que ante la ineficacia de la ciencia acaba decantándose por sacrificios nacidos de la emoción.

  • Imagen de cubierta Muerte

    Breve cuento donde, adulterio mediante, la muerte pasa de odiosa a placentera.

    La muerte de un pequeño jilguero da lugar, en este breve cuento, a que el más tierno amor de dos recién casados se vea enturbiado por el obsesivo repudio de la negra mortalidad. No obstante, esta acabará tornándose idea placentera de vivos colores en el contexto del adulterio.

  • Imagen de cubierta La ciudad muerta

    Cuento que desarrolla un argumento de adulterio en la ciudad de Philosophicaltown.

    El protagonista de esta historia —ideada por López Bago junto a Bécquer— viaja a la ciudad de Philosophicaltown, donde conocerá la peculiar historia negra de la Marquesa de W***, cuya impoluta fidelidad se vio comprometida en su día por la llegada de un donjuanesco capitán de húsares a la ciudad.

  • Imagen de cubierta Conjunciones

    Cuento en que se confrontan el matrimonio por dinero y la prostitución.

    La marquesa, casada por conveniencia social con un viejo, no es nada sutil a la hora de camuflar el adulterio que mantiene con el joven Jorge. El hipócrita corrillo que tiene alrededor siente repugnancia y se despide de ella con una sonrisa… Al fin y al cabo, bien puede considerarse a este como un cuento de gran dignidad.

  • Imagen de cubierta Un orfeón particular

    Cuento anecdótico que describe una situación vecinal con gran comicidad.

    Tener un vecino maniático trae consigo sus aguantes y resignaciones. Aquí se trata el sufrido caso de don Rufo Lobanillo, empeñado últimamente en convertir la comunidad de vecinos en un orfeón. El resultado enerva los tímpanos de los «vecinos cuerdos», que ni siquiera —o mucho menos— encuentran ayuda en la figura del casero para poner fin a tremendo despropósito.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies